22 de desembre de 2013

Cream Sandeman: un generoso placer.

Hay algunas ocasiones en las que tienes la oportunidad de probar vinos muy especiales y en muchos aspectos únicos. Este fue uno de esos momentos.
El cream es lo que se conoce como un vino generoso de licor. Este es el resultado del cabeceo o la mezcla de un generoso seco con otro generoso dulce. Ese dulzor, junto con una graduación de entre 17° y 22° le confieren untuosidad o cremosidad, de ahí su nombre. El cream se produce a partir de un oloroso que, por lo general, se mezcla con un vino dulce de pedro ximénez. El presente, dio mucho que hablar.

Color entre ámbar y caoba, mostrando cierta decadencia de la edad. Una vez abierto, el bouquet inunda toda la sala. Aromas de la crianza, madera vieja y finos barnices se integran con la avellana tostada y el pan de higo. Prometedor.
Este viejo cream de Sandeman, conjuga las notas típicas del oloroso en cuanto a untuosidad y tostados con la suavidad del PX: caramelo, nueces, pasas y un final para el recuerdo. El postgusto pone de manifiesto la estructura del oloroso, lo mires por donde lo mires. Un placer paladeable. Lo tomamos a 14-15º que es como mejor transmite todo su potencial. La única pena fue lo rápido que se terminó. Todo no podía ser.

Un saludo a todas y todos y feliz navidad.

Roger

2 comentaris:

Juan Cristian ha dit...

Buena referencia, apetecible y un mundo a explorar. Abrazo y feliz Navidad.

Juan Cristian ha dit...

Sugerente mundo el de Jerez. Buen artículo, breve, conciso e interesante.

Un abrazo